El titular y el artículo que traigo hoy domingo es de un grupo de hackers éticos conocidos como Pica Pica HackLab, un colectivo de entusiastas y defensores del software libre con sede en Oviedo.

El contenido de la entrada es una petición para que las entidades gubernativas, sea en la administración pública, la educación, trámites de Hacienda, se haga a través de estándares libres y no privativos, además del uso del software libre, ya que las herramientas usadas se hace con dinero del pueblo que se entrega a empresas privadas que además no son transparentes y a menudo, en el caso de Microsoft o Adobe, no son de nuestro país, en unos momentos en el que especialmente necesitamos el apoyo a los informáticos de nuestra tierra. Sin embargo, el texto incide especialmente en la educación.

Les dejo con la carta.

Desde Pica Pica HackLab ( www.picahack.org ) reclamamos al gobierno, ministerio y consejerías de educación, rectores, directores, jefes de estudios, defensores del alumnado y profesorado, el uso de informática (software, servicios, formatos y protocolos) libre en el sistema educativo, ahora más que nunca ante un escenario generalizado de educación telemática.

Son software (programas/aplicaciones), servicios, formatos y protocolos informáticos libres, aquellos que pueden ser usados, modificados y compartidos por todas las personas, sin imposición de restricciones técnicas, legales o económicas. Ejemplos son el paquete ofimático LibreOffice, el navegador web Mozilla Firefox, las aplicaciones matemáticas Octave, Maxima y R, los servidores GLAMP/GLEMP (sistema operativo GNU/Linux, servidor web Apache/Ngnix, base de datos MariaDB/MySQL/PostgreSQL, lenguaje de aplicaciones PHP/Perl/Python) que sostienen la mayor parte de Internet, las aplicaciones de correo webmail RoundCube y Horde, la videoconferencia mediante Jitsi y BigBlueButton, los buscadores web MetaGer y SearX, la plataforma educativa Moodle, los formatos como OpenDocument, HTML y ZIP, los protocolos de comunicación como XMPP. Por contra, son software (programas/aplicaciones), servicios, formatos y protocolos informáticos privativos, no libres, aquellos que no pueden ser libremente usados, modificados y compartidos, caso del paquete ofimático Microsoft Office, el navegador web Google Chrome, las aplicaciones matemáticas Matlab y SPSS, los servidores Microsoft Windows Server / Microsoft IIS, la aplicación de correo Microsoft Outlook/Exchange, la videoconferencia mediante Microsoft Skype/Teams y Zoom, el buscador web Google, la plataforma Microsoft Office 365, los formatos como Microsoft DOC/XLS/PPT, Amazon Kindle y RAR, los protocolos de comunicación como Microsoft Skype/Teams y Facebook WhatsApp.

La informática (software, servicios, formatos y protocolos) libre proporcionan un nivel de seguridad y confiabilidad que es imposible de lograr con la informática (software, servicios, formatos y protocolos) privativa, no libre, puesto que el libre acceso al código fuente (característica exclusiva por definición de la informática libre) permite realizar auditorías que inspeccionen el propio código para detectar y corregir autónomamente los fallos, errores y problemas de seguridad, impidiendo ocultar funciones espía y “puertas traseras” que permitan el acceso remoto no consentido a los dispositivos o el envío de información personal. Esto permite preservar la autonomía y soberanía tecnológica y la seguridad de los datos personales y de las administraciones y organizaciones, considerando las numerosas noticias que han revelado que los programas/aplicaciones y servicios privativos más ampliamente usados comercian en secreto con datos personales y colaboran con los servicios de espionaje de Estados Unidos.

La informática (software, servicios, formatos y protocolos) libre, frente a la informática (software, servicios, formatos y protocolos) privativa, no libre, evita la costosa dependencia obligada respecto a una única empresa en exclusiva para su mantenimiento, correcciones, mejoras, modificaciones y actualizaciones (fenómeno del “cliente cautivo” o “consumidor cautivo”, que le otorga un enorme poder económico, político y mediático a la empresa) y en su lugar promueve la postura del “consumidor crítico” además de fomentar la creación de empleo local y desarrollo de un sector informático regional propio e independiente de las transnacionales estadounidensas que actualmente monopolizan el sector, lo que promueve la autonomía económica y la soberanía tecnológica.

Y algo también relevante cuando hablamos de sistema educativo, la informática (software, servicios, formatos y protocolos) libre, frente a la informática (software, servicios, formatos y protocolos) privativa, no libre, al promover (en lugar de evitar o restringir) el usar, copiar y compartir, modificar y mejorar las herramientas informáticas de forma cooperativa y colaborativa, fomenta valores tan importantes y necesarios como compartir, ayudar a los demás, colaborar, cooperar, trabajar en equipo, crear comunidad, y defender activamente los derechos y libertades de las personas (como la libertad de expresión y el libre acceso a la información), además de incentivar y estimular la reflexión ética, el espíritu crítico, el aprendizaje, la curiosidad y la creatividad.

La informática (software, servicios, formatos y protocolos) libre ofrece actualmente alternativas maduras y profesionales en todos o la gran mayoría de los ámbitos informáticos, siendo la elección de preferencia en muchas aplicaciones en las cuales la estabilidad y la seguridad son críticos, de ahí su uso generalizado por los proveedores de servicios en Internet así como en investigación en física, matemática y estadística, cabe mencionar que el 100% de los 500 súper-ordenadores más potentes del planeta usan sistemas operativos GNU/Linux.

Por último, señalar que el Artículo 4.i de la Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos, establece:

i) Principio de neutralidad tecnológica y de adaptabilidad al progreso de las técnicas y sistemas de comunicaciones electrónicas garantizando la independencia en la elección de las alternativas tecnológicas por los ciudadanos y por las Administraciones Públicas, así como la libertad de desarrollar e implantar los avances tecnológicos en un ámbito de libre mercado. A estos efectos las Administraciones Públicas utilizarán estándares abiertos así como, en su caso y de forma complementaria, estándares que sean de uso generalizado por los ciudadanos.

Similarmente el Artículo 11.1 del Real Decreto 4/2010, de 8 de enero, por el que se regula el Esquema Nacional de Interoperabilidad en el ámbito de la Administración Electrónica, establece:

1. Las Administraciones públicas usarán estándares abiertos, así como, en su caso y de forma complementaria, estándares que sean de uso generalizado por los ciudadanos, al objeto de garantizar la independencia en la elección de alternativas tecnológicas por los ciudadanos y las Administraciones públicas y la adaptabilidad al progreso de la tecnología.

Por tanto, el no uso de formatos y protocolos que sean estándares libres impidiendo la independencia en la elección de alternativas tecnológicas por los ciudadanos, es ilegal.

Debido a todo esto, desde Pica Pica HackLab ( www.picahack.org ) queremos llevar esta reflexión no solo al gobierno, ministerio y consejerías de educación, rectores, directores, jefes de estudios, defensores del alumnado y profesorado, sino también al alumnado, asociaciones de estudiantes, asociaciones de madres y padres, sindicatos y movimientos y marchas por la mejora del sistema educativo, a quienes animamos a sumarse y difundir esta reclamación y no dejar que la posible sensación de miedo o desconcierto actual sea usada para introducir cambios negativos al sistema educativo que son costosos y difíciles de revertir en el futuro, comprometen la seguridad de los datos personales y de las administraciones y organizaciones, y son ilegales.

Enlace directo a la carta.