Siempre he dicho que no me importaba usar systemd, openRC u otro inicio siempre que fueran software libre e hicieran su trabajo bien, pero los últimos acontecimientos me han hecho replantearme algo personal y he tomado la decisión de no volver a usa distribuciones con systemd.

Lo primero es lo primero: Dar soporte a Bitlocker, de Microsoft, privativo, es suficiente para mi para dejar de usar el popular y siempre polémico systemd. Un paso de systemd para obtener compatibilidad  con Microsoft es un paso en falso, una determinación por la que no voy a entrar ni seguir.

He leído y estudiado mucho el tema de las ventajas y desventajas de systemd y llegué a la conclusión, que siempre repito, de que este inicio hace su trabajo espléndidamente pero éticamente es muy reprobable pues domina todo. Esto va contra la filosofía UNIX pero GNU is not UNIX, por lo cual para mi ese no es el problema.

Y sabemos que muchos usuarios de GNU/Linux tienen sentimientos muy discordes a menudo sobre los sistemas de inicio. Sin embargo, para la mayoría de la gente, debería ser poco más que una cuestión de interés académico, siempre y cuando el sistema funcione bien, y a menudo, incluso si no lo hace. El sistema es bastante joven si lo comparamos con otros inicios y es diferente, por lo que algunas personas lo aman y otras lo odian. A veces sus razones son buenas, y a veces son extremadamente tontas. En ambos lados. Debido a que es controversial, hay mucha desinformación por ahí, pero no todo es blanco o negro, sino que olvidamos los matices.

Systemd es un sistema de inicio que soporta servicios de inicio en paralelo con pequeños archivos de configuración. Es grande y tiene un montón de características adicionales que vienen incluidas como complementos de systemd.
Antes de systemd, tradicionalmente ha sido sysvinit quien se encargaba del sistema init, pero también puede ser Upstart, openRC, runit, u otra implementación de init. Systemd es más moderno pero lo moderno no tiene por qué ser mejor que lo antiguo. Sin embargo, y repito, para mi el flirteo y complacencia con Microsoft en una herramienta privativa me ha hecho darle de lado como mi sistema de inicio. De hecho tenía instalado Fedora 32 y la he eliminado, instalando una distro sin systemd, hola, Devuan.

No estoy diciendo que deje de hablar de las distribuciones que usan systemd, en ese sentido seguiremos informando normalmente, siempre hablo del nivel de uso personal. Para mi, adiós, systemd.