Ante las redes sociales que usan software privativo o bien que tienen servidor en EEUU, lo mejor es abandonarlas y adoptar redes del fediverso.

Donald Trump, el peor terrorista del mundo, impone sus reglas a todos los medios que estén situados en territorio norteamericano, y estas reglas a menudo van contra la libertad de expresión, amén de que algunas redes sociales pueden ser suprimidas o restringidas si el terrorista D. Trompeta así lo requiera. Excusas tiene algunas, como posibles atentados contra la seguridad nacional, cuando lo peor en EEUU es el presidente, el sionismo y el poder económico. Y precisamente Twitter corre el peligro de ser callado por los últimos acontecimientos por el racismo, la violencia policial y las llamadas del mismo presidente para cargar contra los manifestantes. Twitter intenta defenderse y lo hace en plan postureo. Critica el mensaje de Trump pero no lo borra.

Twitter explicó sus acciones en una serie de tweets, diciendo que: “Este Tweet viola nuestras políticas en cuanto a la glorificación de la violencia basada en el contexto histórico de la última línea“. Sin embargo, el tweet ofensivo no ha sido eliminado, simplemente se ha ocultado de la vista hasta que los usuarios de Twitter hacen clic en un enlace de advertencia para hacerlo visible.

“Este Tweet viola nuestras políticas relativas a la glorificación de la violencia basada en el contexto histórico de la última línea, su conexión con la violencia y el riesgo que podría inspirar acciones similares hoy en día”.

Como es habitual en este aviso, los intercambios con el Tweet serán limitados. La gente podrá retwittear con el comentario, pero no podrá dar un me gusta, responder o retwittear.

Con Trump habiendo declarado la guerra a las plataformas de medios sociales, y habiendo firmado una orden ejecutiva que busca eliminar la actual protección de Twitter contra demandas civiles, es probable que las cosas se intensifiquen. No obstante la sociedad está engañada en el tema de las redes sociales. Creen  que pueden hacer uso de su libertad de expresión, pero ignoran que constantemente son vigilados por el Gran Hermano y que corren riesgo de que su red social sea clausurada por el gobierno de turno si considera que es oportuno para sus intereses políticos o personales, como es el caso de Trump.

Lo único que podemos hacer es abandonar esas redes sociales donde Trump u otros gobiernos como Rusia y China tienen el poder de dominarlas. Tenemos que usar redes libres donde el servidor no se encuentre en ninguno de los países que recortan las libertades y que basan sus acciones bajo decisiones políticas.

Alternativas hay muchas y muy buenas. Tan sólo hay que hacer uso de esas opciones y mandar a Trump y otros gobiernos al infierno, de donde nunca tuvieron que haber salido.